Términos y condiciones

Contnido de los términos y condiciones

Cerrar X
¿Por cuál OMG maulla tu gato?
JUGUETONES Y EXPLORADORES INQUIETOS Y AVENTUREROS CASEROS Y DELICADOS SEDENTARIOS Y TERRITORIALES

gatoConoce a tu gato

llaves

LOS GATOS QUE MUERDEN NUESTRAS MANOS AL JUGAR SUELEN HACERLO PORQUE NOSOTROS LES HEMOS ACOSTUMBRADO A ELLO.

llaves
gif gato pixabay.com

RECOMENDACIONES DE CUIDADOS PARA TU GATO PERSA

compartir
banner contenido

Aunque son menos conocidas que las de perros, entre los felinos también hay diferentes razas, las cuales implican distintos comportamientos y cuidados específicos.

Tu gato persa pertenece a una raza que ha existido por más de 125 años, siendo sus características principales su pelaje largo, un tamaño entre medio y grande, caderas y hombros amplios, con piernas musculosas y cola corta. La cara de estos gatos es de ojos redondos y separados, con nariz corta y respingada.

Lo que debes tener en cuenta sobre tu gato persa

El gato persa es tranquilo y su personalidad suele ser muy dulce, siempre y cuando te hayas ganado su confianza y amor. A estos gatos les gustan las caricias, pero es importante que también les des su espacio.

Entre los gatos persas, uno de los padecimientos más frecuentes es la enfermedad poliquística renal (PDK). También pueden tener problemas intestinales e incluso respiratorios por ingesta de pelo.

A pesar de esto, tu gato persa es un animal longevo, que suele tener buena salud y vivir de 12 a 17 años, pero debes tener en cuenta que este no es un gato que podría sobrevivir en la calle, ya que sus patas son cortas y se los ha acostumbrado a los cuidados humanos, por lo que han ido perdiendo su instinto de supervivencia.

Por el carácter tranquilo de los gatos persas, estos pueden convivir con otros gatos e incluso con perros. Pero si tienes peces en la casa, debes buscar que la tapa del acuario esté fijada bien para que no hayan accidentes. También se deben proteger las plantas, porque además de que las dañan, puede que se coman alguna que sea tóxica para él.

No debes preocuparte si ves que tu gato persa no maúlla como otros gatos, ya que esta raza casi no emite sonido y cuando lo hace es porque se asusta o está enfermo.

Cuidados para tu gato persa

  1. Para el mantenimiento de tu gato persa necesitas los elementos básicos: su arenera, un rascador y un porta gatos. Teniendo en cuenta que tanto su arenera y como el porta gatos deben ser grandes, de modo que tu gato persa pueda usarlos con comodidad. Ten también su collar con placa de identificación.
  2. Cuida el pelo de tu gato persa con el cepillo adecuado, usando uno que tenga cerdas gruesas y asegúrate que no esté hecho de nailon, ya que este material genera estática. Puedes evitar enfermedades al cepillar a tu gato persa todos los días, lo cual también hará que tenga un pelo saludable y brillante, además no tendrás que preocuparte por que tu gato luche en contra del cepillado, ya que estos mininos disfrutan de que los peinen.
  3. Puedes bañar a tu gato persa cada 2 o 3 meses sin gran problema, ya que esta raza disfruta el agua. Pero debes tener en cuenta que el agua no debe estar ni muy fría ni muy caliente, así mismo la potencia que usas debe ser suave y el shampoo debe ser especial para gatos persas. Después de bañarlo, debes secarlo con una toalla para evitar resfriados, también puedes ensayar el secador a potencia baja para ver si a tu gato le agrada, ya que este te ayuda a secar su pelo más rápido. Un tip para que el baño sea más fácil es que le cortes las uñas a tu gato persa antes de empezar.
  4. Ya que el gato persa es mimado y no suele salir a la calle, es más fácil que esta raza sufra de sobrepeso, más aún si acaba de ser esterilizado, por esto es importante que tu gato tenga una dieta adecuada. Una manera en que puedes prevenir la obesidad es que le des a tu gato Oh Mai Gat: Sedentarios y Territoriales, el cual ayuda al control del peso, mientras aporta la energía adecuada.
  5. Otro hábito de aseo que debes tomar con tu gato es el de limpiarle los ojos con frecuencia usando un poco de algodón o con un pedazo de papel higiénico humedecido.
  6. Una parte muy importante del cuidado de tu gato persa es que le des el cariño y la atención adecuados, de lo contrario se ponen tristes.

Para que tu gato persa tenga una actitud positiva hacia los cuidados que le das, lo mejor es que lo acostumbres desde pequeño, de forma que no haya que forzar el hábito cuando ya es un adulto. Si tienes delicadeza desde el principio para asear a tu gato, seguramente los procesos de aseo se convertirán en algo agradable.

Fuentes: